#
13
0
Servicios
55

Historia

Historia

Historia de Catí

a) Toponimia

Son un poco confusos los orígenes de Catí. Etimológicamente la mayoría opinan que deriva de la palabra latina "catinus" (cuenca, bacín, barreño). En catalán, el nombre de la vasija se convirtió en una denominación geográfica pasando por la idea de "cuenca de aguas". Los nombres de la zona norte de Cataluña han sonorizado la-t-latina en-d-fenómeno que no se ha producido en el topónimos de Mallorca y Valencia.

b) Orígenes

Es probable que al igual que las zonas próximas del término, Cuevas de la Valltorta (Tírig), Cuevas de Remígia (Ares), Morella, Benassal (Rincón de Nando), tuviera una importante cultura prehistórica y de arte rupestre pero los restos que se han encontrado están en mal estado de conservación (Pouets).

Es probable que el primer núcleo de población estuviera en la partida de la Fuente de Catí ya que se han detectado restos ibéricos en los Castellars de la Mola Cabida y restos romanos entre el Mas de la Font y el Hostal del Maestro.

Los orígenes del pueblo de Catí se remontan a la dominación musulmana siempre dependiendo del castillo de Morella. Antes de ser conquistado por los cristianos, el castillo de Morella era uno de los que poseía el musulmán Zeit-Abuceit y del que dependían territorios de numerosos términos que en el futuro originarían los pueblos de Morella, Bel, Ballestar, hinojo, Catí, Cinctorres, Castellfort , Coratxar, Castell de Cabres, Chiva de Morella, Fredes, Herbés, Forcall, La Pobla de Benifassà, La Mata, Olocau del Rey, Ortells, Palanques, Portell de Morella, Todolella, Vallibona, Villores y Zorita. Posteriormente, en 1303, también se incluiría en el castillo de Morella el término de Vilafranca.

c) "Els Ports o Maestrat"

Cabe resaltar que históricamente tanto Morella como estos territorios (excepto Vilafranca) nunca han formado parte del Maestrat, como modernamente se ha pretendido en ocasiones atribuir. El castillo de Morella y sus territorios cuando en 1317 se creó la Orden de Montesa continuaron siendo de pertenencia real y nunca formaron parte del Maestrazgo de lo que la capital fue primero Cervera del Maestre y luego San Mateo.

Históricamente, por tanto, Catí forma parte de la comarca de Els Ports de Morella, aunque los mapas actuales lo incluyen en la comarca del Alt Maestrat.

d) La reconquista

Podemos asegurar que el pueblo de Catí existía como tal y con ese nombre ya a finales del año 1230 o principios de 1231 cuando se inicia la reconquista del castillo de Morella y de todos sus territorios para En Blasco de Alagón y Jaime I el Conquistador.

e) La Carta Puebla de Catí

El día 25 de enero de 1239 En Blasco de Alagón otorgó la Carta Puebla de Catí a Ramón de Bocona ya cuarenta pobladores más. Para los apellidos de estos pobladores parece que estos procedían de la provincia de Lleida. Ya desde un principio el término se divide en las dos partidas principales de la Fuente de Catí, donde algunos sitúan la primitiva población, y del Valle de Cirers.

Muerte En Blasco de Alagón, el Rey Jaime confirmó la Carta Puebla de Catí el 5 de noviembre de 1243 y la donación de la villa a Ramón de Bocona. Este último, al obtener en posesión el pueblo de Onda, vendió el término de Catí a Ramón Castellano en 1268. En 1374 Jaime Castellano vendió de nuevo Catí en la villa de Morella.

f) El auge económico

El auge económico de Catí en particular y de la comarca de Els Ports en general fue propiciado por la abundante cabaña ganadera lanar, base de una importante industria Paraira, que se sustenta con exportaciones de lana en las comarcas italianas. Esta exportación se vio favorecida sobre todo por las medidas de gravamen (1300) impuestas al precio de la lana en los mercados ingleses que situaron en ventaja a las lanas españolas en los mercados europeos. También la situación particular de la Corona de Aragón, de la que el Reino de Valencia formaba parte, así como los territorios italianos de Nápoles y Sicilia contribuyó positivamente al establecimiento de rutas de mercancía lanar desde los puertos de Tortosa, Peñíscola, Vinaròs y Castellón hasta los puertos italianos de Génova, Pisa, Piamonte, Venecia, etc ... con destino a los centros textiles de Toscana, Florencia, Lombardía y hasta todos otras comarcas europeas. Por otra parte el pueblo de Morella y sus aldeas, Catí una de ellas, se habían visto beneficiadas durante el siglo XIII por otras medidas que favorecían el auge de la ganadería en la comarca como la donación por la Reina Na Violant de las tierras de Vallivana y Salvassòria (1241), la Creación del tribunal del Lligallo (1270) y el privilegio del herbaje (1273).
Este auge económico se mantuvo hasta el siglo XVII en que la lana perdió importancia como principal materia prima de tejer siendo sustituida por la seda y más adelante por otras materias primas artificiales.

g) La Independencia

La historia de Catí durante los siglos XIV, XV, XVI y XVII se ve condicionada por una largo proceso: el de la independencia respecto de Morella. Ya en el año 1292 comienza el pleito político-administrativo entre Morella y sus aldeas dependientes que no culminaría hasta el año 1691 (9 de febrero) con la independencia de éstas respecto de Morella.

Sorprende el hecho de la rapidez con que Catí, aunque perteneciente a Morella, se convierte en una de las villas con más auge económico de la comarca, lo que le permite en los momentos de apogeo de los siglos XIV y XV el construir verdaderas obras de arte que todavía hoy no podemos dejar de admirar. Entre estas obras de arte destacamos la iglesia parroquial (1240-1250), la Sala de la Villa (1428), la Casa Spigol (1448), la Casa de los Miralles (1452), el Retablo de Jacomart (1460), y la Casa del Diezmo.

De especial importancia es necesario recordar el día 9 de febrero de 1691. Se trata de la fecha que se firmada en Madrid por parte del rey Carlos II la independencia de Catí y ocho pueblos más respecto de Morella. Al cumplirse en 1991 el tercer centenario de esta importante fecha se celebraron grandes fiestas en Catí.